Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

¿Seguro que a tu hijo le están creciendo los dientes bien?

¿Seguro que a tu hijo le están creciendo los dientes bien?

Muchas veces recibimos en nuestra consulta a padres con sus hijos pequeños a los que les han salido sus primeros dientes y desean saber si es correcto el desarrollo que tienen en ese momento, si le están saliendo en la posición adecuada o si tendrán el suficiente espacio para cuando salgan el resto de dientes y si necesitan algún tipo de tratamiento.

La erupción dental es un proceso fisiológico asociado al crecimiento y al desarrollo de las estructuras cráneo-faciales  por el cual el diente se desplaza desde su posición original en el maxilar hasta su posición final en la cavidad bucal. Este proceso se produce dos veces, primero con la aparición de los dientes temporales o de leche y luego con la erupción de los dientes permanentes.

La formación de los dientes de leche comienza en la tercera semana de gestación. En el nacimiento, el niño ya tiene dentro de los maxilares superiores e inferiores los brotes de los 20 dientes temporales y las células diferenciadas de los dientes definitivos.

En algunas ocasiones por determinadas causas ya sean congénitas o ambientales, puede producirse un retraso en dicha erupción:

  • Por traumatismos en dientes temporales que provoque retención en los definitivos.
  • La aparición de dientes supernumerarios que supone una obstrucción.
  • Tumores odontogénicos.
  • Un aumento y engrosamiento de la pared gingival impidiendo la correcta salida del diente.
  • En niños nacidos de madres seropositivas.
  • Malnutrición infantil.
  • Tratamiento de quimioterapia en la infancia.
  • Déficit de la hormona del crecimiento.
  • Alteraciones genéticas como la odontogénesis imperfecta, síndrome de Down, osteoporosis maligna infantil…

Nuestros doctores siempre recomiendan a los padres que traigan a sus hijos a la consulta desde que les salen los primeros dientes para cerciorarnos de que está todo correcto y a la vez, que el niño se vaya habituando a venir a revisiones periódicas y pierda el miedo.

 

Déjanos un Comentario