Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

¿Sabes cepillarte correctamente los dientes?

¿Sabes cepillarte correctamente los dientes?

El cepillado dental diario con un cepillo manual,  no puede realizarse de cualquier manera, es necesario utilizar una técnica correcta para conseguir unos buenos resultados y no dañar los dientes o encías.

Es algo muy sencillo, pero habitualmente cometemos una serie de errores que debemos corregir:

  • La frecuencia y el tiempo necesario. El cepillado debe durar unos 2 o 3 minutos,  3 veces al día por la mañana, después de comer y antes de ir a dormir.
  • Cepillarse con demasiada fuerza puede ser perjudicial para el esmalte y las encías, estas pueden retraerse mostrando la raíz y volviéndose esa zona hipersensible.
  • Técnica del cepillado: debe hacerse con un “movimiento de barrido” vertical de la encía al diente y nunca en dirección horizontal. Debe cepillarse por delante, detrás y la parte por la que masticamos.
  • Elección del cepillo adecuado: se recomienda un cepillo de cabezal pequeño para acceder mejor a los molares, y con cerdas de dureza blanda o media.
  • Es importante llevar un orden: empezar por los molares superiores cepillándonos por delante y luego por atrás y después pasar a la arcada inferior sin olvidarnos de la zona por donde se mastica.
  • Después de utilizar el cepillo de dientes, hay que limpiarlo debajo del chorro con agua y dejarlo secar al aire libre, para que no se desarrollen bacterias con la humedad.
  • Se debe cambiar el cepillo cada 3 meses, cuando las cerdas estén desgastadas.
  • No hay  que utilizar un dentífrico demasiado abrasivo.
  • Cuando se toman alimentos o bebidas ácidas como bebidas energéticas o zumos, se recomienda esperar media hora para cepillarse los dientes, para que la saliva neutralice el ácido y no se dañe el esmalte.

 

Además de todos estos consejos para un correcto cepillado, también es muy importante limpiarse las zonas interdentales donde el cepillo no puede acceder. Para ello debemos utilizar el hilo dental y los cepillos interdentales.

El hilo o seda dental debe tener una longitud de unos 40 cm y se debe enrollar en los dedos de ambas manos, dejando de 3 a 5 cm para trabajar. Guiar el hilo entre los dientes por los espacios interdentales hasta la encía, curvando el hilo en forma de C , introduciéndolo unos milímetros y haciendo movimientos suaves hacia los lados. Hay que repetir esta operación en todos los espacios.

En cuanto a los cepillos interdentales, se debe utilizar uno del tamaño adecuado a nuestros espacios interdentales, pasando justo, sin que quede muy holgado.

Por último, no debemos olvidarnos de cepillarnos la lengua o bien con un limpiador lingual o con el cepillo de dientes. Es muy importante ya que en la lengua se acumulan muchas bacterias que si no se eliminan, pueden pasar a los dientes y provocar caries, gingivitis o halitosis (mal aliento).

Déjanos un Comentario