Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

No dejes que el mal aliento afecte a tus relaciones sociales

No dejes que el mal aliento afecte a tus relaciones sociales

La halitosis, también conocida como mal aliento, se define como el conjunto de olores desagradables que se emiten por la boca.

Para esta enfermedad, existen dos grupos de pacientes: los que son conscientes de tener mal aliento y los que no lo son. Los primeros son fáciles de motivar y quieren solucionar de forma rápida una situación que les suele preocupar mucho, ya que puede afectarles a sus relaciones sociales o conyugales.

Con los pacientes no conscientes, hay que mostrar mayor sensibilidad en el abordaje del problema y, a menudo, hay que tratar el caso sin mencionar las palabras “mal aliento”.

Esta enfermedad puede deberse a diferentes causas, aunque las más frecuete es debido a la presencia de caries o enfermedad periodontal. Otras causas son:

  • Mala higiene oral.
  • El día del mes: empeora días antes y durante la menstruación.
  • Consumo de tabaco y alcohol.
  • Saltarse las comidas o una dieta hipocalórica.
  • Durante el sueño el flujo de la saliva disminuye y facilita el crecimiento de bacterias.
  • Existen algunos medicamentos que producen sequedad bucal, como los antidepresivos.
  • La edad influye en la calidad del aliento, en los ancianos se producen cambios regresivos en las gandulas salivares.
  • En ocasiones, aunque con menos frecuencia, la causa puede tener su origen en enfermedades digestivas, respiratorias, diabetes o infección renal.

El tratamiento de Halitosis oral está orientado a disminuir el número de bacterias productoras de mal olor depositadas en el dorso posterior de la lengua y en el surco o bolsa periodontal, así como la volatilización de productos malolientes.

Los pacientes con esta enfermedad, deben seguir los consejos del especialista para sanear e higienizar la cavidad bucal y acudir a revisiones periódicamente. Es muy importante cepillarse los dientes tres veces al día y limpiarse la lengua con el cepillo o con un limpiador lingual, sin olvidarse de usar la seda dental y los cepillos interdentales. Además, se deben utilizar un dentífrico y un colutorio específico para combatir este problema.

 

Déjanos un Comentario