Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

Higiene dental en las diferentes etapas de la vida

Higiene dental en las diferentes etapas de la vida

El cuidado bucal es un hábito que debería realizarse diaria y periódicamente durante todas las etapas de la vida para prevenir futuros problemas dentales.

En la infancia
La higiene bucal puede y debe llevarse a cabo incluso antes de que salga el primer diente de leche. En bebés, es recomendable limpiar las encías con una gasa limpia y húmeda. Una vez empiezan a salir los primeros dientes de leche, los padres deberán cepillarlos un mínimo de dos veces al día, especialmente después de cada comida. Es importante tener en cuenta que la pasta dental se suele utilizar a partir de los tres años, cuando el niño está preparado para escupir el dentífrico que sobra. La higiene bucal en la infancia también es importante ya que, pese a que estas piezas son temporales, una deficiencia en su cuidado puede provocar la aparición de caries. Además, es necesario que mantengan sanos los dientes de leche hasta el final porque se pueden producir problemas de espacio en los definitivos.Por eso es necesario que los padres lleven a sus hijos al odontólogo lo antes posible para poder acostumbrarlos a sus observaciones y para que se familiaricen con la clínica dental como lo harían con las revisiones médicas generales. 

En la adolescencia
Los diferentes cambios hormonales que se experimentan en la pubertad pueden desencadenar problemas periodontales que causan la inflamación en las encías, irritándolas. Por este motivo, el adolescente deberá cepillarse tres veces al día, y será importante empezar a utilizar seda dental que complemente su cepillado y prevengan enfermedades bacterianas e inflamación de las encías. 

En la edad adulta
Con el transcurso de los años una persona es más propensa a experimentar algún tipo de problema en la salud bucal. Es importante que la limpieza no se limite al simple cepillado de los dientes y ocasionales enjuagues con colutorio. El cepillado deberá complementarse con la limpieza interdental usando seda dental o cepillos interdentales  una o dos veces al día, para llegar a esas zonas donde el cepillo de dientes no llega. La regularidad de la limpieza (mañana, mediodía y noche) y conocer la técnica adecuada nos ayudará a evitar enfermedades como caries y periodontitis y, a largo plazo, la posible caída de los dientes. Las visitas al dentista no solo servirán para realizar una limpieza y una revisión; es interesante preguntar a nuestro especialista cuál es el cuidado que más nos interesa y cómo deberemos llevarlo a cabo. 

 

Déjanos un Comentario