Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

En qué consiste una incrustación dental

En qué consiste una incrustación dental

Las incrustaciones dentales son restauraciones dentales parciales de resina o cerámica (totalmente estéticas) que se usan para reparar molares o premolares que han sido endodonciados o han sufrido caries moderada.

Existen dos tipos de incrustaciones: inlay y onlay. Las incrustaciones onlay se utilizan para rellenar una muela o una cúspide (elevación de esmalte en una muela), mientras que las incrustaciones inlay son más pequeñas y tienden a utilizarse más como relleno entre las cúspides.

Las incrustaciones dentales pueden durar décadas pero existen varios factores que influyen en su durabilidad; el más importante es el material del que están hechas y el estado de la muela sobre la que se aplica la incrustación. También juega un papel importante la forma de masticar, el cuidado que tiene el paciente con la incrustación y  sus hábitos de higiene oral.

El proceso de fijación de las incrustaciones se realiza en dos sesiones. En la primera cita el dentista extrae la parte dañada de la pieza dental o el cemento, si se ha realizado una endodoncia. A continuación se toman impresiones de toda la arcada para que quede registrada la forma y tamaño de la parte restante de la muela y así poder obtener una incrustación hecha a medida en el laboratorio. En la segunda cita, si todo es correcto, se procede a cementar la incrustación de forma definitiva.

 

Déjanos un Comentario