Salud y Estética Dental

+34 925 80 19 00
telefono dental ASCH


Financiación hasta 24 meses sin intereses

Cómo actuar en la primera visita de un paciente con autismo

Cómo actuar en la primera visita de un paciente con autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es un trastorno neurobiológico del desarrollo que se presenta durante la infancia y que perdura durante toda la vida.

Las personas con este trastorno se caracterizan por tener un escaso contacto visual, evitan el contacto físico y no comparten sus intereses. Además, tienen hipersensibilidad táctil, olfativa, gustativa y auditiva y una baja sensibilidad al dolor.

Se ha demostrado que hay mayor presencia de enfermedades bucales en personas con autismo que en personas sin este trastorno. Esto puede ser debido a que no comunican el dolor, a una baja conciencia oral y a que no toleran mostrar la boca.

Este tipo de personas puede tener un comportamiento fuera de lo normal durante semanas, estar más irritable o enfadado y puede ser debido a que presente un dolor en la boca y no lo comunique. Esto puede derivar en problemas de sueño, alteraciones en las comidas o negativa a la hora de ir al colegio.

Una mala higiene bucal acompañada de fármacos comunes que se utilizan para su tratamiento, pueden provocar caries, sequedad bucal e inflamación de encías. También es muy frecuente el bruxismo (apretar o rechinar los dientes) en personas autistas.

Cuando es necesario acudir al dentista por primera vez, se recomienda preparar la visita con antelación para que la persona con TEA se sienta lo más cómoda posible. Se nos pueden presentar una serie de problemas como que la persona con TEA tenga inseguridad al subirse al sillón y echarlo hacia atrás por la sensación de sentir que sus pies se separan del suelo o que no tolere el ruido del instrumental o estar con personas desconocidas en un entorno nuevo.

Para afrontar estos problemas y disminuir su ansiedad es necesario que al menos dos semanas antes de acudir al dentista los padres o tutores preparen a la persona de varias maneras:

  • Hacer un role-play de una visita al dentista para que sepa en qué consiste esta nueva experiencia y la secuencia de tareas que se realizan. Repetirlo todos los días.
  • Enseñarle mediante imágenes o físicamente los instrumentos con los que se trabaja en la consulta para que se familiarice con ellos y conozca para que sirven.
  • Es importante que siempre le atienda el mismo doctor y en el mismo gabinete.
  • No hacerle esperar en la sala para no crear más ansiedad. Sería bueno avisar mediante una llamada justo cuando le toque pasar, mientras espera en el parque por ejemplo.
  • Una vez en el gabinete, explorar al paciente con calma, dándole tiempo a que se habitúe.
  • Durante el procedimiento, mostrarle las imágenes que le hemos enseñado en casa para que vea que es lo que toca en cada momento.
  • Utilizar música relajante y luces suaves.

Estas son algunas de las recomendaciones que damos para personas con TEA para que su visita al dentista sea lo más agradable posible pero lo más importante es la prevención en casa, inculcarle unos hábitos de higiene oral para minimizar el número de visitas al dentista.

Déjanos un Comentario